Revista de prensa. Privatización del Agua

.
.
Texto y fotos de La crónica de León. Publicado el 18-01-09

Semblanza de Ramiro Pinto, activista contra la privatización del agua en León


La Crónica de León/Fulgencio Fernández/ 18/01/09.-
Cuando ayer se levantó un asistente al Pleno del Ayuntamiento de León y gritó “quiero hablar” y se puso al leer un poema el comentario fue unánime: “Hombre, si es Ramiro Pinto”.Exactamente. Ramiro Pinto Cañón acababa de reaparecer, el más conocido activista de la ciudad, el recordado tejadista de Riaño que después reapareció en una y mil reivindicaciones. También estuvo en Omaña, fue el azote de Morano en Biomédica, se encadenó en el Ayuntamiento para exigir la Concejalía de la Mujer o el carril bici, luchó por la implantación del Censo de Animales Domésticos, fue número 1 nacional en la lista de los Verdes al Parlamento Europeo en 1987 y quedó a muy pocos votos de ser eurodiputado.
.
Batalló contra un juez que se negaba a ponerle el nombre de Rayo al primero de sus cinco hijos y ahora lucha por la Renta Básica, una batalla en la que lleva años anunciando lo que nos está ocurriendo, la crisis que llegó y la injusticia de quien paga los platos rotos.
.
Un tipo singular con una biografía agitada pese a tener sólo 47 años. Un personaje polifacético al que sus ‘batallas’ han oscurecido otras facetas desconocidas, como la de ser el fundador de la Escuela de Teatro Artístico, poeta finalista de la III Bienal de la Poesía Eugenio de Nora [en la Cepeda] o, lo más sorprendente, novelista y también finalista del Premio la Sonrisa Vertical de Novela Erótica con una novela sobre los amores de Elena Ceaucescu, la mujer del último dictador comunista de Rumania, Nicolae Ceacescu, junto al que fue fusilada cuando se produjo el levantamiento popular contra ellos.
.
Huyendo de la guerraSu singular biografía, su espíritu rebelde, se forjó desde niño. Su padre estuvo condenado a muerte en el campo de concentración de San Marcos. “No se cómo logró librarse, pero tuvimos que huir a Madrid y allí nací en 1961, pero de familia leonesa, hasta el punto que un hermano de mi abuelo, José Pinto Maestro, fue el autor de la letra del Himno a León, el que musicó después Odón Alonso”.
.
En Madrid creció. En su Universidad se implicó en la luchas por sus ideas con la pasión de siempre. “Buscando la verdad absoluta acabé en una secta. Sufrí mucho, me salí lo denuncié y tuve que ‘escapar’ y así regresé a León, a mi tierra. Era 1984”.
.
No tardaron en anunciar un pantano para Riaño y ya no se aguantó más. Se subió a aquellos tejados, luchó con espadas de cartón contra la guardia civil, fue acusado de cobrar por ello... “Sólo me hago una reflexión y una pregunta: Yo sigo en lo mismo, en la lucha, los que me acusaban de hacerme rico ¿dónde están?”.



.............................................................................................
.
.