Artículo remitido por Francisco Iglesias Carreño, presidente del PREPAL

.
. Francisco Iglesias Carreño



GUZMÁN EL BUENO

Espero que a estas alturas del Siglo XXI, y en esta España Nación nuestra aún se pueda conmemorar, en el Oeste de la Península Ibérica que ocupan las cuatro Regiones Históricas Extremadura-Reino Leonés-Galicia-Asturias de la Corona Leonesa, la figura de uno de los hijos de esta tierra en el séptimo centenario de su fallecimiento el 19-9-1309 a los 53 años de edad, y con ello indicamos que nos estamos refiriendo a D. Alonso Pérez de Guzmán, más conocido entre nosotros como Guzmán El Bueno, ya que sus acciones militares marcaron el hacer público de comportamientos morales y éticos que, como valores humanos de rango universal, se hace necesario, ¡y hasta obligado! , rescatar del pasado para hacerlos presentes, ¡y aquí!, en nuestros días

.
Eso de pasar, una y otra vez, frente a la estatua de Marinas (D. Aniceto), con el pedestal de Abreu (D. Gabriel), que en León tenemos dedicada a Guzmán El Bueno, en las manifestaciones iniciales del movimiento leonesista [ML- GRES, CCZZ, GAL] y del PREPAL , que refleja, como pocos, ese sentido de la lealtad, la honestidad en el ejercicio público, la firmeza en el compromiso, el cumplimiento del deber, la defensa de lo propio, la palabra cumplida, etc. por el proceder que este leonés tuvo en el sitio de Tarifa, en el Sur de Al-Andalus, nos tuvo que ir trasmitiendo, cada vez, unas sinergias activas en aras de proseguir el camino en pos del tremolar, en pie de igualdad, las banderas púrpuras del Reino Leonés-nuestra Región histórica y constitucional-, y es, tal vez, por ello, que este VII Centenario sobre el fallecimiento de su persona, sea más que una efeméride y, por supuesto, más que el canto/loa/alabanza, que también es merecido, a una estatua.

.
En estos días, estamos en el mes de agosto del año 2009,se habla, en los mentideros intelectuales/políticos/informativos, sobre como la UCD fue gestada por cuarenta empresarios que pusieron el dinero para tal menester, y es posible que tal revelación cause algún que otro resquebrajamiento y/o grieta sobre aquellos planteamientos ambientales, de ecos sociales, donde la transición, si aquello de la “transición política”, se asemejaba a un automóvil, donde se asignaban espacios físicos de su estructura, de su metálica estructura, con citas de nombres propios de la pirámide organizativa del aparato administrativo del Estado, y donde los fulanismos más peregrinos se apropiaban, sin pagar nada-ya se ha visto que el dinero parece ser era de otros- , del “cambio político”(¿?)

.
Ahora en muchos lugares de la España Nación es posible que se interroguen, ¿por qué no?, sobre si a ellos, de forma individual o grupal, las acciones u omisiones de los cuarenta fundadores económicos de la UCD, les pudo afectar y en que forma, ya que es lógico suponer (¿o no?) que la acción económica de tal grupo sería para respaldar una determinada acción política (¿o no?) Supongamos, desde lo ya precedente, que hablamos del Reino Leonés {Salamanca-Zamora-León} y de sus cuarenta y una Comarcas Naturales, la tierra de la nacencia de Guzmán El Bueno, donde estamos asistiendo desde el expreso reconocimiento constitucional(en 1978) del Reino Leonés junto, por ejemplo a Cataluña, como Nacionalidad y Región de la España Nación, a su ninguneo anatematizador y al ocultamiento de su identidad diferenciada (¿ que se les estará contando a los niños y niñas de Salamanca, Zamora y León, en la asignatura de Educación para la Ciudadanía sobre la identidad leonesa que ellos tendrían que tener en consonancia con la de sus padres y abuelos?)

Guzmán El Bueno tuvo un comportamiento ejemplar el 1-8-1294 en Tarifa, frente a las tropas del Infante Juan con sus más de 5000 zenetes, y del mismo debemos extraer acopios para el presente, ya que no solo se trata de ser hijos e hijas de esta tierra, se trata también de ser bien nacidos aquí, de que por encima o por debajo de las influencias, ciertas o presuntas, de cualesquier grupo económico y/o mediático nuestra Región del Reino Leonés, con todos sus habitantes y para todos sus habitantes (incluidos los de la diáspora emigrante), sea y este en la España Nación y en la Unión Europea.
.
A nosotros: ¡los leoneses!, no se nos puede ocultar, no se nos puede negar, no se nos puede ignorar, no se nos puede olvidar, no se nos puede vender, no se nos puede comprar, … no se puede seguir poniendo, como aún pone, en su página 529 de su tomo 5º,una enciclopedia: ““Guzmán el Bueno … guerrero castellano””.¡Ya esta bien!

.
¡Gloria y honor a Guzmán El Bueno!


..........................................................................................................

.