Los pendones toman León



Miles de leoneses arropan en San Isidoro la concentración de pendones, camino del récord Guinness.


FAELE estuvo allí, junto a otros colectivos y entidades, apoyando la exhibición de pendones y reivindicando la autonomía para León



Desde las seis de la tarde, hora en que se concentraron inicialmente en la explanada cercana a San Marcos y en la rotonda Reino de León, las calles de la ciudad acogieron el espectacular desfile de pendones leoneses que, entre voces de esfuerzo y admiración, dieron un ambiente festivo a León. El objetivo era reunir más de 136 pendones que ondearan al mismo tiempo durante unos cinco minutos para lograr batir el récord, que tiene en la ciudad australiana de Sydney.


Horas antes, la plaza de San Isidoro estaba repleta de gente a la espera, entre los que se encontraban miembros de la Federación de Asociaciones y Entidades Leonesas (FAELE), junto a otros colectivos y entidades. Precedidos por la música, las gaitas y tambores, las dulzainas y castañuelas, que proporcionaban una atmósfera única, discurría el desfile Los leoneses no dejaban de mostrar sus emociones, dando vivas a León y aplaudiendo.

Al entrar en la plaza, los 300 viajeros de la Ruta Quetzal, con Miguel de la Cuadra Salcedo al frente, y exhibiendo las banderas de sus respectivos países, recibían a los pendones, sorprendidos ante la dimensión que iba cobrando el acto.


Poco a poco, un notario de León procedía al cómputo de los estandartes; primero medía y comprobaba que la vara de cada pendón tuviera más de dos metros de largo, luego se le ponía al mismo una pegatina con un número y, finalmente, se hacía una foto al notario midiendo cada mástil. De este modo, no hubo lugar a la confusión.


Y mientras el notario iba contando los pendones, las autoridades illegaban al pórtico de San Isidoro. Allí lucieron el Pendón de Baeza, una auténtica reliquia militar nacional con honores de capitán general, el Pendón Real de León, que vio la coronación de reyes, y el Pendón de la Diputación, con los escudos de los partidos judiciales de la provincia.



Finalmente, y mientras sonaba el himno a León, todos los pendones concejiles leoneses comenzaron a ondear al viento, en un espectáculo multicolor verdaderamente emocionantíe, vibrante y único. En total, 144 pendones flamearon ante San Isidoro durante más de seis minutos, con lo que León, y una de sus señas de identidad, ya están en el célebre libro de récords.



.………………………………………………………………………….