Restos arqueológicos de Lancia




La lluvia anega los hornos y las tumbas de Lancia


Ya lo habían advertido hace dos semanas sin resultado alguno. Los nuevos vestigios de la ciudad astur-romana de Lancia, amenazados por la construcción del tramo de autovía León-Santas Martas y ahora en compás de espera por la decisión que sobre su futuro tome, en unos meses, la Comisión de Patrimonio, se han visto afectados por las lluvias del otoño.

Los grandes hornos para cocer tejas, quizá las construcciones más llamativas del yacimiento, amanecieron en gran parte anegados, al igual que el resto de estructuras, tras la fuerte descarga de agua que tuvo lugar estos días.

Por eso, la Plataforma Salvemos Lancia había pedido el pasado día 19 de septiembre que, al menos, los vestigios más destacados se protejan con una lona y tierra suelta por encima, tal y como se suele hacer en otras excavaciones arqueológicas. «Hemos hecho constar esta situación ante la Consejería de Cultura y Turismo, sin éxito; pues, tal y como se puede apreciar a simple vista, los cantos rodados se están desprendiendo con facilidad sin que se haya hecho nada por la protección de este espacio», avisan desde la Plataforma, quienes también recuerdan que tal salvaguarda ayudaría «a evitar los frecuentes expolios que sufre el lugar». «Quizá, cuando se pronuncie la Comisión de Patrimonio dentro de dos o tres meses, haya ya poco que proteger», reflexionaron.

De momento, la plataforma Salvemos Lancia ha conseguido reunir más de 3.000 firmas con el objetivo de que estos restos históricos no sean destruidos por la autovía. Además de los puntos fijos (en León, La Coruña, Madrid, Santander y otros lugares), también se puede firmar on line a través de su página web http://salvarlancia.blogspot.com/.

(*) Información publicada en Diario de León. Reproducción parcial