Artículo de Carlos Carrera

 
EL AEROPUERTO DE LEON
 Sigue gafado León y sigue gafado nuestro aeropuerto.
Tantos y tantos años luchando para conseguirlo y ahora que lo tenemos…
Una infraestructura de primera en manos de políticos de regional han hecho de este magnífico aeropuerto foco de reproches y protestas en toda España, por las fuertes inversiones de la nueva terminal que como leoneses aplaudimos.
Y razón no les falta a los críticos. Es como el que tiene un flamante Mercedes para callejear por el pueblo.
Bueno, al menos es  fin de etapa para la ruta del colesterol que todos los días se acercan a ver si con suerte ven algún avión que despega o aterriza.  
Se creó un consejo para contribuir al desarrollo y promoción de nuestro aeropuerto, y de las ofertas de vuelo, y ¿dónde está este consejo? ¿para qué sirve?, ¿para chuparse unas inmerecidas comisiones?
 ¿Dónde está ese dinero asignado anualmente por la Diputación que pagamos todos para la promoción de nuestro Aeropuerto?
No se sabe ni cuántos ni quiénes son, porque apenas se reúnen una vez al año, y la verdad no sabemos para qué.
Incapaces de promocionar vuelos desde nuestra capital, incapaces de fomentar paquetes turísticos o de organizar viajes chárter, el aeropuerto hace apenas dos meses inagurado es ya objeto de burlas por las malas calidades de su acabado, las goteras en la terminal y la caída de la pintura de su exterior.
Ahora le ha tocado el turno a la cafetería que ha cerrado por falta de clientela.
Pero aquí no responde nadie.
Nadie se da por aludido. La caída de pasajeros sigue en picado, y no será porque la ciudadanía no responde, entre otras razones porque nos obligan a ir a Valladolid, Asturias o Madrid para coger vuelos mucho más económicos.
 Carlos Carrera García