El ingenio al poder

 
Nota previa. Aunque en este blog no solemos publicar textos de corte festivo, haremos una excepción con el que nos ha remitido un colaborador de FAELE, habida cuenta de lo mordaz del tema pero, sobre todo, porque a pesar de la materia que relata, no resulta ofensivo.


¿EL FINAL FELIZ CON EL QUE TOD@ LEONESISTA SUEÑA?

Una pareja llegó a un curioso acuerdo: el que muriera primero informaría de “la otra vida”,  en caso de haberla, pues no sabían si existía la reencarnación. ¡Su mayor temor  era que no acaeciera nada después de la muerte!

Pasada una larga existencia juntos, el marido fue el primero en fallecer. Fiel a su palabra, realizó el contacto pactado “desde el más allá”:

-Hola, María ...

-¿Eres tú, Manolo...?

-Sí, he vuelto, como habíamos convenido.

-¡Eso es maravilloso! ¿Y qué tal estás ahí...?

-Bueno, pues me levanto sin prisa por la mañana y hago al amor.  Luego desayuno y  voy al campo de golf a continuar las relaciones sexuales. Después hecho una siesta a la sombra, pues el sol calienta demasiado, y sigo practicando sexo un par de veces más. A continuación tomo el almuerzo, del que estarías muy orgullosa, pues solamente como porciones de verduras. Un rato más tarde vuelvo otra vez al campo de golf y sigo copulando con auténtica pasión,   más o menos por el resto de la tarde. Pasada la cena, regreso al campo de golf y otra vez me hincho a practicar sexo sin límite, cambiando de pareja siempre, hasta altas horas de la noche. Luego a dormir plácidamente y al día siguiente se comienza de nuevo una y otra vez dale que te pego.
 
-¡Oh, Manolo!; ¿entonces te encuentras de verdad en el cielo...?

-¡No, María, no...! ¡Ahora soy un conejo cazurro en la zona de Medina del Campo!

(Fdo.: El nigromante sempiterno de la Legión VII Gémina)