Medio ambiente


Los ecologistas consideran ilegal el proyecto de sellado de las balas de basura de Santa María del Páramo

Creen que es «altamente contaminante» y alegan contra el impacto ambiental

 
Ecologistas en Acción de la provincia de León ha presentado alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental del sellado de las balas de residuos sólidos urbanos que acoge Santa María del Páramo desde el año 2001 procedentes de León y Alfoz. El proyecto, promovido por Gersul, consiste en la eliminación, mediante vertido in situ, de 371.000 toneladas de residuos sólidos urbanos sin tratar y 39.679 metros cúbicos de zahorras contaminadas.
 
La plataforma ecologista, que ha calificado el proyecto de «ilegal» y de «potencialmente contaminante», ha solicitado la paralización del Estudio de Impacto Ambiental. De lo contrario amenazan con denunciar a los responsables técnicos y políticos, por presunta vulneración del artículo 329 del Código Penal, si se emitiera declaración de impacto ambiental favorable.
 
Ecologistas en Acción exige además que se inicie el traslado de los residuos a las instalaciones del CTR de San Román de La Vega, ya que son las únicas instalaciones de la provincia de León autorizadas para su tratamiento y vertido de la fracción de rechazo. Además, se ha pedido que paralelamente se retiren las zahorras, sobre las que se asentaron las balas, que ahora se encuentran contaminadas, llevándolas a un vertedero de inertes para su descontaminación y reutilización.
 
Los escritos se han dirigido al Ayuntamiento de Santa María del Páramo, al presidente de Gersul, al jefe del servicio territorial de Medio Ambiente, al presidente de la CHD y al Ayuntamiento de Valdefuentes del Páramo.
 
Una vez más, Ecologistas en Acción critica el emplazamiento elegido para el almacenamiento de estas balas de basura, ya que afecta a un hábitat de interés comunitario, en el que se encuentran hasta 6.420 prados húmedos mediterráneos de hierbas altas del Molinion-Holoschoenion. Además, a muy pocos metros se encuentran lagunas permanentes naturales. Una de ellas, a sólo unos metros de los fardos de basura, posee una apreciable calidad ambiental, entre la que destaca su variada avifauna (azulones, fochas y zampullines, entre otras especies).
 
Además, Ecologistas en Acción consideran que la clasificación urbanista del suelo no es adecuada, ya que los terrenos están considerados como suelo no urbanizable con una protección agrícola.