Certamen poético Versos a Oliegos 2012


Ruinas de Oliegos, cuando las aguas del pantano de Villameca bajan de nivel

Uno de los actos anuales itinerantes del certamen "Versos a Oliegos"
Versos a Oliegos 2012
San Feliz de las Lavanderas (La Cepeda)
Viernes, 03 de agosto a partir de las 19:30 horas


La memoria de los desterrados de Oliegos
 
La poesía y la música de ‘Versos a Oliegos’ 2012 reúne a cepedanos y escritores


La sequía ha dejado al descubierto las ruinas de Oliegos, el único pueblo cepedano que anegó el pantano de Villameca. Sesenta y siete años después de que las expropiaciones forzosas, las obras de la presa y las aguas borraran administrativamente el pueblo, vuelve a emerger la memoria.

El recuerdo a Oliegos será evocado mañana a 1.200 metros de altitud, en San Feliz de las Lavanderas. La pedanía de Quintana del Castillo, en La Cepeda Alta, acoge una nueva edición de ‘Versos a Oliegos’, el reencuentro de escritores y poetas en recuerdo de los habitantes de Oliegos “exiliados” y “aterrados”, porque se quedaron sin tierra. Ellos y sus descendientes estarán siempre vinculados al espacio que abandonaron, más aún cuando la idea que se tiene de ese lugar está llena de “simbolismo”, ha recordado el ex director general del Libro, Rogelio Blanco, en unas declaraciones efectuadas a la agencia Efe. “Muchos se llevaron la llave de sus casas como recuerdo, símbolo de la tenencia y vinculación a las tierras que dejaron de cultivar”, explicó el escritor cepedano.

En aquellos vagones de tren que un 28 de noviembre de 1945 transportaron a los habitantes de Oliegos hacia Foncastín (Valladolid), su nuevo asentamiento, también debieron viajar las campanas, otra seña de identidad indiscutible. Hoy a duras penas se reconoce la espadaña de la iglesia que bautizó y despidió a los moradores de esta tierra.

Estos días las piedras de los restos de las viviendas de la aldea anegada se secan al sol. Han vuelto a aflorar las calles, las sendas, el camino hacia el molino... Visto desde las peñas por donde se accede parece un pueblo arrasado tras un bombardeo. Inquieta ver intactos pequeños ventanucos, hornacinas de piedra, huecos donde en su día estuvieron insertadas las vigas de los entramados.

De vuelta a la pista de tierra camino hacia Palaciosmil, una escultura de cinco toneladas de acero, obra de la artista murciana Amparo Alegría, juega con el paisaje. A lo lejos asoma el azul del pantano. En la leyenda explicativa del monumento erigido en el hermanamiento entre el pueblo anegado y Foncastín, se puede leer: “‘Somos uno’ en el tiempo y la distancia. Oliegos vivo en el recuerdo”.


LECTURA DE VERSOS Y ENTREGA DE LIBRO

Este año, el acto itinerante de la XII edición de Versos a Oliegos girará en torno a la lectura de los textos que un nutrido grupo de autores, unos 40, ha escrito para rendir homenaje a la aldea desaparecida.

Desde las 18 horas un grupo de la Escuela de gaitas, tambores y panderetas de Ponferrada animará las calles de la localidad de San Feliz de las Lavanderas y acompañará a los pendones de la contorna en un desfile que partiendo desde “el Balcón de La Cepeda”, recorrerá las calles del pueblo y terminará ante la iglesia de San Pedro.

A continuación, a eso de las 19:30, tendrá lugar la lectura de las aportaciones literarias de buena parte de los autores que han colaborado en el volumen “Desde el balcón de La Cepeda: Versos a Oliegos, 2012” (en edición venal de Puente de Letras). Asimismo se homenajeará a los descendientes de Oliegos y actuales vecinos de Foncastín de Oliegos cuya presencia concita el evento.

Tras ello está prevista la actuación del grupo Mayalde, dedicado al rescate, divulgación y popularización de ritmos y canciones de folclore.

Después, en torno a las 23 horas, los sones de Fran y su acordeón animarán la velada para que lugareños y foráneos disfruten de música de hoy y de siempre.

Algunos de los autores que han participado en los libros que todos los años se editan en recuerdo de Oliegos, desde hace más de una década, son, entre otros: Antonio Gamoneda, Julio Llamazares, Juan Pedro Aparicio, Tomás Álvarez, Marifé Santiago Bolaños, Eugenio de Nora, Ángel Casado, Rogelio Blanco, Isabel Cantón Mayo, María Ángeles Cordero, José Enrique Martínez, Adolfo Alonso Ares, Luis Miguel A. Guadalupe, Amando Álvarez, Astor Brime, Juan Ignacio Ferreras, Alfonso García, Antonio González-Guerrero, Felipe Pérez Pollán, Pedro j. Abajo, Luis Artigue, Ricardo Magaz, Gumersindo G. Cabezas, Máximo Álvarez, Juanjo Domínguez, Jesús González, Andrés Martínez Oria, Armando Ramos, Erika Villaécija, Gonzalo Rojas, Charo M. Domínguez, Germán Suárez, Luis Cernuda, María Zambrano…


Imagen del pueblo cepedano de Oliegos, hacia 1940, antes de ser anegado
por las aguas del pantano de Villameca